El azafrán es una especie muy utilizada en nuestra cocina para dar color y sabor a platos como la paella. Se extrae de la flor de la planta del azafrán, contiene muchos compuestos con propiedades medicinales.

Se precisan hasta unas cuatro mil flores para obtener apenas 30g de azafrán en polvo. Sólo se utilizan las hebras y, para obtenerlas, hay que separarlos cuidadosamente de la flor uno a uno. Los azafranes florecen a mediados de octubre y duran unos 25-30 días

El azafrán se cultiva en regiones templadas, donde no abunde la lluvia y la humedad sea moderada por el Mediterráneo y Asia Menor. En España, donde más se encuentra es en Castilla-La Mancha y Aragón.

Diferentes estudios científicos avalan sus efectos para indicaciones terapéuticas muy distintas:

1. ANTIDEPRESIVO: Una dosis de 15 mg dos veces al día es eficaz para tratar la depresión leve. 

2. PROTECTOR CONTRA TÓXICOS: El uso habitual protege los tejidos corporales (especialmente el cerebro, el corazón, el hígado, los riñones y los pulmones) frente a los compuestos tóxicos naturales o artificiales.

3. REDUCE EL APETITO: Se puede utilizar para favorecer el control de peso, pues ayuda a disminuir el apetito.

4. POTENCIA LA MEMORIA: Un componente activo del azafrán (la crocina) sirve para mejorar las habilidades cognitivas y la memoria de las personas que sufren Alzheimer.

Autor: María Garrido/blog.cjo.pl