Además de la montaña y la playa, la provincia almeriense se caracteriza por su paisaje repleto de valles y barrancos, su desierto y las amplias extensiones de invernaderos (que allí se conocen como “mar de plástico”). Las numerosas hectáreas de invernaderos almerienses cumplen una función muy importante a nivel europeo, sobre todo en invierno: abastecen los mercados de los distintos países del continente, exportando productos hortofrutícolas de gran calidad.

Almería es una de las 8 provincias que componen la comunidad autónoma de Andalucía, al sureste de España. Su territorio abarca desde las cumbres del Parque Nacional de Sierra Nevada hasta algunas de las playas más bonitas del Mediterráneo español, en el Parque Natural de Cabo de Gata. 

El clima almeriense podría considerarse uno de los mejores de España y Europa, con una media de 320 días de sol al año. Las lluvias son escasas todo el año a excepción de otoño o invierno, épocas en las que podemos tener gotas frías que producen lluvias torrenciales. Los vientos suelen ser frecuentes, permitiendo la práctica de deportes acuáticos como el Windsurf o Kitesurf. Las temperaturas son suaves durante todo el año, entre 18 y 20ºC. 

Autor: Alba Fernandez Nanclares /blog.cjo.pl